Etiquetas

jueves, 28 de julio de 2011

Estetas y decadentes


No encontraron un motivo justo para juzgarlo, pero los hechos eran tan precisos y la Ley tan correcta que la Corte Penal de la ciudad debió sentenciarlo a varios años de cárcel, aunque al hacer su única pregunta nadie se atrevió a mirarlo y todos en la sala agacharon la cabeza. Transcribimos acá su narración de los hechos sobre el asesinato de su esposa.
 “…A mí me preocupaba una cosa. Yo la amo mucho, y en ese momento no sé qué pasó. Tenemos ya nuestros años como matrimonio, tenemos una casa en el barrio industrial de la ciudad. Tenemos dos hijos… hoy no vinieron. Tenemos nuestros empleos. Estamos bien, somos agradecidos, y no sé qué pasó. Fue sin pensarlo. Dejé de sentir amor y eso me preocupó. No era otra mujer, ni deudas con los bancos, ni consejos de amigos o porque estuviera fea; simplemente llegué una noche a la casa y la vi en el comedor, sentada, leyendo. La vi y nada sentí.

Cómo iba a sentir nada si la he amado. Claro, ella ya andaba intranquila pues yo no era el de antes. Me encerraba en el baño para no verla o buscaba dormirme rápido. Ya ni soñaba con ella. Una vez preguntó sobre mi actitud. “No pasa nada, simples problemas de trabajo”, le dije; aunque no aceptó mí respuesta, ni yo me hubiera tranquilizado con esa cara de evasión mía. Entonces al mirarla comprendí. No podía quedarme sin amar. Tenía que ser mía de nuevo; y esa noche, cuando me preguntó sobre mi falta de atención y yo le salí con el cuento del trabajo, la agarré del cuello y la llevé hasta la cocina donde busqué un cuchillo. Se lo clavé cinco veces en el pecho. La volví a amar, cuando agonizaba entre mis brazos y me observaba sin comprender, la volví a amar. Pero díganme, ¿quién no quiere recuperar lo que más ama?”.

lunes, 25 de julio de 2011

Juana

Entre sus amistades había un astrólogo. Cierto día lo topó en un café. Preocupada, le comentó sobre la posible quiebra de su negocio. Sin dejarla terminar, el astrólogo levantó una mano y dijo "Hoy no trabajo".

martes, 19 de julio de 2011