Etiquetas

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Ella (Olvido mecánico)

Sintió un movimiento de desarraigo, tal vez se arrepintió. Terminó la relación con un punto aparte, en el delirio de una nueva aventura y el agotamiento de los años junto a él. Recordó esa noche en su casa, cuando sentada en la cama lo veía de pie e insistía en esos “ojos recriminantes”. Le contó sobre el otro, lo elevó en cualidades y al dejarse ir por tal fanatismo inicial no supo en qué momento había quedado sola en la habitación. Escuchó sus pasos en las escaleras y la voz de un hasta luego como disfraz para su madre, quien desde la sala intentaba pensar en otra cosa y rogaba que su telenovela favorita iniciara pronto.
Pero entre el pecho y sus manos estaba el desarraigo; sensación de no volverlo a recordar, ni en cartas de novio, ni en besos frenéticos. Intentó pensarlo en alguna noche de caminatas y charlas por la ciudad, intentó retener su imagen de confidencia en la derrota. No pudo, sólo quedaba ese último señuelo de que existió para terminar. Allí algo la alejaba en desbandada, como el desvanecer de los segundos, como un saludo cualquiera al tener prisa,  como un adiós dulce y perfecto.

11 comentarios:

  1. Líbranos señor de las relaciones que no terminan de manera impetuosa, apreciado Eskimal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maestro, claro, estaría muy raro que algo terminara como si la nada existiera realmente.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Me parece un texto muy sutil y matizado, de adjetivos punzantes. Me gusta el desasosiego que produce, más intenso que la nostalgia de la relación en sí. Muy interesante.
    Abrazos navideños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, a veces el olvido llega sin pensarlo, y no nos damos cuenta de ello.
      Abrazos navideños para vos también y bienvenida siempre.

      Eliminar
  3. Tus textos tienen tonos y matices prefectos, amigo, siempre. Me gusta mucho lo que haces, por eso me tomé el atrevimiento de colocarte en mi lista.
    Aprovecho para dejarte un fuerte abrazo y desearte un maravilloso 2015..
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto, es un honor estar en tu pared bloguera. Espero que este año sea de muchas letras y cavilaciones para vos.
      Gracias.

      Eliminar
  4. Tus relatos escapan del gélido norte, aunque te vistas de Eskimal.
    Preciosa mezcla de rima y ritmos donde se abrazan los relatos.

    Abrazos redondos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alonso, mil gracias. El Eskimal es un nombre que tomé de una novela negra colombiana: El Eskimal y la mariposa. Es muy buena, claro, es mi gusto.
      Gracias por el saludo, por leer y comentar. Me pasaré por tu esquina con afecto.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. ser uno
    vivir sin reproches
    tu texto magnifico
    lleno de realidad

    ResponderEliminar
  6. Aunque no lo sabes, de vez en cuando te leía. Creo firmemente que Dios ha colocado en ti una bendición, y no es la de escribir, es la de “crear”, porque escribir pueden muchos, pero diseñar y concebir cuentos, eso sólo lo sé en ti, y es que a veces pienso que al terminar un cuento, en algún lugar del mundo está sucediendo, tu cuento se revela en la realidad.
    Mi opinión no es relevante ni es la un versado en literatura, pero es franca, te admiro Gustavo querido.

    ResponderEliminar