Etiquetas

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Por qué escribir un bolero

Escuché un bolero en alguna cantina del pueblo.

Cuando las guitarras dejaron de sonar, las calles desaparecieron ante mis ojos.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Olvido en una de las mil noches

En un momento de somnolencia, Sherezade olvidó continuar la historia de la mujer que narraba historias al sultán.
–Bueno –dijo Schariar–, también a ella se le habrá olvidado. Y llamó a los verdugos.





miércoles, 24 de noviembre de 2010

jueves, 18 de noviembre de 2010

Alguien habla desde mi bolsillo

Desde mi bolsillo un hilito de voz repite y repite lo insensato de escuchar comentarios o habladurías saliendo de algún bolsillo. Es preocupante. Ojalá yo no padezca tal situación. Espero que quien me carga no trate de ignorar mis consejos por culpa de tanto disparate.

martes, 9 de noviembre de 2010

Hay que ver el negativo

El afán por la primicia distinguía a los redactores del diario. Poco ético dejar escapar un estornudo en un patio o la llegada de Miguel Zamora a la estación Insurgentes un miércoles 23 de septiembre de 1991. Presidente o Ministro no sólo eran política, también una videografía completa sobre Dick Tracy o las llamadas erradas a la tintorería pensando en la casa de campaña. En el formato universal fue posible entregar la ciudad entera, desde sus millones de calcetines hasta las reformas denegadas en 1984. Así se dio el empeño, letras en moldes impregnadas en el diario, periodistas felices con sus ejemplares, era oficio en una gran página negra por tanta explicación de hechos seguidos y sin descanso, lado por lado, claro está.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Editores y redactores

Señores: 

Editores y redactores


Aplaudo el resultado de un ejercicio periodístico digno de los avatares de la ciudad. Este esfuerzo por mostrar lo que somos merece honores. Junto a ustedes, esperaré a ver cuándo pasa algo publicable.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Error de gramática

Infalible. No había otra manera de calificar al corrector de estilo del diario. Fue literal, llevó a los límites el objetivo de eliminar cualquier vestigio ortográfico que corrompiera la depuración del lenguaje y atrajera el ánimo crítico entre lectores. Trabajo lleno de orgullo cuando al recibir el ejemplar un entrometido lingüista, triste dejaba sus lentes y bolígrafos rojos al no encontrar irregularidades ante una página intachable en blanco.

jueves, 21 de octubre de 2010

Publicaciones

- ¡Mirá, no tiene una sola letra! –dijo el hombre al terminar de hojear el periódico en una mañana de domingo.

– Qué más puede esperar –respondió la mujer - Ahora publican cualquier vaina–.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Jaqueca de cuento

Hacer un cuento donde no hay historia. En cualquier momento salta y reclama una propia identidad, cualquiera. Si no existe, ¿por qué se escribe él mismo? Antes de iniciar el juego-puzzle, ¿por qué se piensa un cuento como tal?
Es un gran esfuerzo: perseverar en cada letra en un intento por hallar su cabeza. Historia no contada pero existente, con gestos bipolares y dedos chuecos por falta de pretensión. Y ahora importa poco; cuento afligido con inquietudes de escéptico, mira a otros de su calaña arrastrar las colas de puntos suspensivos. Mejor no dar tanta lata y dejar que la jaqueca pase sin esas artimañas llamadas aspirinas.