Etiquetas

jueves, 28 de junio de 2012

Hechizo

Martín, en el último madero de la biblioteca, sobre una caja de zapatos, envuelto en papel celofán, encontrarás un reloj de arena. Olvida al anciano que cuidas mientras su familia aventura un paseo dominical. Ellos necesitan libertad, y tú eres el elegido para compartir el mutismo de ese patriarca ausente.
Pero olvídalo, busca el reloj. Toma un banco de la cocina, aparta la caja de zapatos, agarra esa pieza nada común fuera de una película fantástica, desenvuelve el celofán y dirígete hacia la sala donde el “vegetal”, como lo llamas, no objeta tu interés por ver en televisión la agenda futbolera.
Detalla los adornos en bronce de la estructura: el signo infinito grabado en los bordes del cristal que contiene aquellas partículas lejanas. No escuches al comentarista rabiar tras una falta dentro del área. No le prestes atención al nerviosismo del anciano cuando la arena llega a la boquilla y empieza a filtrarse. Quizá piensas en los días universitarios unidos a esa caída, en una novia, tal vez la primera, en la familia, en alguna discusión, en la casa, en un recuerdo de infancia. El tiempo pasa, Martín, lo sé, en él perdemos todo. Ahora intentas deletrear tu nombre mientras el desierto encapsulado lo cubre. Al descender el último grano mira el reloj sin pestañear, otórgame ese capricho, y voltéalo, reinicia su labor.

Escucha, ¿puedes?, el comentarista canta el gol decisivo. Ahora cambiaré de canal.

10 comentarios:

  1. Un relato impecable, amigo, con grandes dosis de realidad y muchas pinceladas de magia literaria.
    Por cierto, nunca tuve un reloj de arena, cuando vea alguno, me lo compro. Debe ser lindo verlo en el escritorio marcando el paso del tiempo con pequeños granos.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es interesante un reloj de arena, porque es como un objeto mágico, no sé la causa, en realidad, pero siempre nos intriga. Yo tenía uno que me regalaron en un farmacia. Abrazos.

      Eliminar
  2. Primo tus historias, tan cortas como entretenidas... YO NO QUIERO SER COMPOSITORA, QUIERO SER MAQUINISTA :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prima, si están cortas, haber cuando me aviento una larga, sin albur claro.

      Eliminar
  3. Bien captado el hecho de que los objetos reultan poseer tanto simbología como simbiosis con su propietario.
    Mezclado con la fórmula del Imperio Romano;"al pueblo dénle pan y circo", que actualmente se provee por medio del futbol.
    Los políticos van aprendiendo sistemas de control de población a través de la historia.
    Nos toca a las personas recuperar una auténtica presencia de la gente a través de la televisión, para que exista una auténtica libertad de expresión, y con voz propia del pueblo, y no de los consorcios que manipulan la mentalidad de masas para sus propios fines y el dominio de un sistema infuncional. Vean lo que ocurrió con las elecciones.
    Hay que abrir canales donde se rebase la producción de un grupúsculo de favoritos y desviados serviles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, pero esos canales creo se está forjando en lo alternativo, bueno, creo siempre han estado ahí, lo malo es que no sabemos como aprovecharlos de la mejor manera.

      Eliminar
  4. Los relojes de arena tienen algo que te hipnotiza, al menos a mí me sucede, quizás el deslizar de la arena de un lado a otro me hace más evidente el paso del tiempo.
    Gracias por tu visita y en cuanto a lo que el relato esconde parece que pocos lo han captado, la protagonista esta muerta y la casa de la que habla es su nicho, de ahi la posición y que vive sola y la pista del principio..al final( de la vida) lo he conseguido.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues confieso Gloria que no me habìa percatado del todo sobre la idea de tu relato. Me pareció extraño que le regalaran a la chica flores para muerto, aunque no llegué a la conclusión que tienes.

      Eliminar
  5. entre las diversas cosas que vuelven locos a los escritores se encuentran:
    maquina de escribir.
    reloj de arena
    candelabro

    fenomenal historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, el candelabro no me lo había imaginado, pero será interesante ver qué puede escribirse sobre este objeto. Gracias por la visita.

      Eliminar