Etiquetas

miércoles, 24 de agosto de 2011

Ciudad fotográfica

En los últimos años de vida, un fotógrafo reconocido se dedicó a capturar con su cámara cada lugar y rincón de la ciudad de manera exacta, sin dejar nada por fuera. Manchas en los edificios, ladrillos acanalados, adoquines de los andenes, huellas de personas, relojes en las azoteas, ropa en las ventanas de los apartamentos, condones usados en los puentes, ascensores, almohadas, cámaras réflex, chicles pegados bajo pupitres de colegios, cuartos de moteles, tapas de alcantarillado, rollos revelados y utilizados en empresas absurdas, piedras, hojas, crayolas, moho en las partes húmedas de un museo,  pelotas y cometas perdidas en patios traseros, libros en un agáchese y papeles en cestos metálicos, pasaron por el lente y fueron imágenes para duplicar. Cuando no faltaba espacio por tapizar, el artista urbano elaboró un cartel, también fotografiado y revestido, y en él escribió una sinópsis sobre su poética. Algunas personas no han leído la conceptualización de la obra magna, nada han dicho acerca de los cambios en las calles. Pero quienes lo leyeron no ocultaron el asombro por las posibilidades del arte. Con orgullo disfrutaban la nueva ciudad.

3 comentarios:

  1. Una ciudad que nos cautiva con los micro-objetos latentes en ella, para la cámara será macro-objetos... No importa, es simplemente una muy buena manera de contar historias...

    Gracias Tavo por llevarnos a estas imágenes mentales.

    Andrés Acevedo

    ResponderEliminar
  2. Qué titánica tarea, y qué triste que, efectivamente, para muchas personas lo más grandioso y obvio pase desapercibido. Un interesante juego de lentes y obesrvación.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Andrés, parce, muchas gracias por pasar por acá. Claro, detrás de la cámara los objetos toman otra realidad, fantástica. Saludos.

    Si es titánica la tarea Susana, creo que por esa razón, por abarcarlo todo, pasa desapercibida. Me estaré lanzando a tu blog.

    ResponderEliminar