Etiquetas

martes, 19 de noviembre de 2013

Ofrenda



Observe usted las flores, el camino del muerto, las calacas de azúcar sonrientes y el pulque junto al tabaco. Cuelgue el papel picado alrededor del altar y busque la fotografía más apreciada. Ponga las frutas, los mejores recuerdos: algún disco de Agustín Lara y un torito veracruzano para sufrir la música

Recuerde ir al panteón y comer juntos. Quizá salude con un beso y pregunte con interés sobre su salud. Quizá respondan encogiendo los hombros y agradezcan tener la tumba en calma, sin una pegatina de algún familiar o los desvaríos de quienes escriben sus nombres y deseos. Pueden cantar, ahuyentar la solemnidad, hacer un conjuro de noche iluminada por velas, conversar sobre días luego del trabajo o viajes para conocer el mar. Lleve el chocolate, el pan de muerto, compártanlo con otros hombres y mujeres bajo sus epitafios, cada uno junto a sus cruces y murmullos comunes. Alguien tomará su palabra y será tamal de mole, café de olla, mezcal artesanal. Alguien visitará a los suyos. Es una noche cercana, juego y retorno, olor a cempoalxochitl y tierra mojada, fiesta a la pelona. La Catrina recorriendo la Alameda Central en noviembre, una línea en el árbol de la vida tallado por un artesano de Michoacán.










2 comentarios:

  1. Indudablemente que México tiene los mejores rituales de muerte y leyendo tu reseña quedo provocado a comer tamales de Oaxaca imaginariamete, ya que en la ciudad que estoy de California no he localizado al proveedor.
    Excelente crónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos. Es fascinante como ven a la muerte en México, con algo de fiesta y respeto. No miedo. Busca los tamales de Oaxaca, son de lo mejor, los de mole, geniales.

      Eliminar