Etiquetas

viernes, 13 de diciembre de 2013

Bienvenidos

Los niños iniciaron con el techo. Siguieron con las ventanas, la puerta, el jardín. Cuando la anciana llegó y vio los añicos de galleta y chocolate que fueron su casa, lloró hasta desmayarse sobre el tapete de crema chantillí en la entrada, donde encontró sin cabeza al hombrecito de jengibre.

Como murmullo, la agonía de una mujer se propagó en el bosque. Los padres, arrepentidos por el abandono, siguieron el rastro del sonido y hallaron a sus hijos. Estaban dormidos so­bre un tapete. La palabra Bienvenidos allí escrita ya era un revoltijo de caramelo y crema pastelera.

8 comentarios:

  1. Suerte que no se comieron a la anciana, ya que muchas veces se dice 'qué dulce la viejecita'.
    Muy ingenioso, amigo.
    Muchas gracias por estar siempre.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así pasa Humberto. La viejecita no era la bruja que todos creen. Y siempre estaremos leyéndote mi hermano.
      Saludos..

      Eliminar
  2. felices fiestas muchacho lo mejor para vos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, un buen fin de año también para vos

      Eliminar
  3. jajajaj, como le has dado la vuelta al cuento1 Eso es lo bueno de poner en marcha la imaginación de no sucumbir a lo de siempre.
    Mi reciprocidad en tus deseos hacia mí y nos seguimos leyendo y visitando ¡como no! en 2014.
    Besos grandes de gofio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gloria, siempre hay que darle vuelta al cuento.
      Feliz 2014 con muchas letras.

      Eliminar
  4. Feliz 2014 muchacho Te he dejado una respuesta en mi blog ya que no entiendo tu pregunta
    Es mi voz y lo que escribo es lo que veo o me pasa. No soy gorda jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, sé que es tu voz y que lo que escribes es lo que ves. La pregunta la hacía dentro del relato (aunque no era una pregunta en realidad) Bueno, creo que no me hice comprender, a veces me pasa que me enredo. Igual feliz 2014 y nos seguimos leyendo.

      Eliminar