Etiquetas

miércoles, 24 de junio de 2015

Buen oficio

–No es nada raro –dijo el Director de información en un foro universitario sobre periodismo– que en otros medios impresos reconozcan el compromiso de nuestra labor fotográfica. Es el rigor de la imagen real, su contexto verídico y el respeto por los hechos la validación ética para ser un referente de excelencia profesional. Lo hemos demostrado en un caso reciente: cuando uno de nuestros reporteros gráficos más minuciosos se proponía a capturar la imagen de un decapitado, en las afueras de la ciudad, la cabeza de la víctima rodó cinco metros del lugar donde fue dejada, junto con el resto del cuerpo. El fotógrafo, con toda la determinación impuesta en este noble ejercicio, decidió ir por ellá y la tomó del cabello para luego ponerla de nuevo en el lugar y la forma como la encontró al llegar a la escena del crimen. Así capturó la imagen de nuestra portada, prueba del buen oficio.

2 comentarios:

  1. ¡Todo un profesional!
    Muy bueno, mi estimado Eskimal.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  2. Sí Humberto, todo un profesional. Lo peor es que hay periodistas capaces de hacerlo. Abrazos.

    ResponderEliminar